22 julio 2005

 

Una más de lo mismo

Le he hablado en otras ocasiones de los fantásticos planes que el Ayuntamiento de Madrid tiene para la ciudad haciendo hincapié en que nunca nos cuentan lo que, ni siquiera de partida, va a costar el invento.

Vaya por delante que soy una enamorada del patrimonio histórico de este país, aunque el supuesto castizismo madrileño me traiga un poco al pairo, que me duele cuando veo que se cargan y se pierden las huellas de nuestro pasado, etc.

Pero de ahí a apoyar cualquier plan de respeto al pasado como los que anuncia el Alcalde Ruiz Galaradón va un trecho. Máxime cuando cada plan se desbroza y detalle en mil subplanes, aderezados de mil presentaciones parciales -el anteproyecto de la totalidad, el proyecto de la totalidad, el desarrollo de la parte central, los detalles de los aledaños, la casuística del mobiliario, etc..... detalles y detalles hasta aburrir, contando una y mil veces lo mismo, simple motivo para la foto, la palabra al micrófono y nunca jamás amén unas cuentas claras y precisas de lo que ese cuesta, ni tan siquiera de lo que puede costar previsiblemente de partida (ya sabemos que los resultados finales están siempre varias decenas de miles de euros más allá del punto de partida).

Ayer nos contaba ABC que se ha inaugurado una exposición con el proyecto de transformación del eje Prado-Recoletos, que es la continuación de otra que hubo previamente para anunciar el Plan de Revitalización del Centro. Pero es que esta presentación contiene perlas de la boca del Alcalde que no me resisto a traer aquí:

Tras muchos años, por no decir siglos, Madrid ha vuelto a mirarse a sí misma
Vamos a transformar la ciudad desde la más respetuosa mirada al pasado
La transformación urbanística más ambiciosa que esta ciudad se ha planteado .... en muchísimas décadas

Ya ven Vds. la ciudad hace de la mano de este Alcalde (podría ser otro) una catarsis terapéutica y "se mira a sí misma", ¡qué emocionante!

Casticismo de primera -respestuosa mirada al pasado, ¡tiemblo!, ¡empiezo a soñar con faroles fernandinos como los que adornan cualquier zarzuela de pro!

¡Y ambición, mucha ambición!, como si no tuviéramos bastante con la finca Ambiciones de los Jesulines de Ubrique. La ambición es algo mucho más serio que lo que dice el Alcalde (no es menester que nos cuente todo el rato su reto personal) y es lamentablemente, una característica escasa entre los españoles para pensar en temas importantes de futuro que son algo más que cemento, estatuas, bancos y obras, sino investigación, desarrollo, iniciativa empresarial y capacidad para comerse el mundo (mundial) no el que conforman los cuatro temas manidos de siempre.
¿Y todo para qué?

1. Para volver a mover la estatua de Colón de su ubicación actual en la plaza del mismo nombre al centro de la glorieta donde estuvo durante años. Que la decisión de cambiarla no fue una buena solución ¡vale! pero que volver a cambiarla tampoco resuelve nada ¡también!. ¡Pobre Colón!, hombre universal que se lanzó a surcar miles de millas marinas para descubrir América y que acaba en estatua vaivén.

2. Homogeneizar los modelos de bancos y farolas porque parece que no puede haber 37 modelos de farolas y 28 modelos de bancos (cifras copiadas literalmente del periódico). ¡Una ciudad que cuenta por decenas las nacionalidades de sus habitantes y no puede tener variedad de modelos de farolas y bancos!. ¿Que esa variedad no es un alarde estilístico? ¡Quizá! pero ¿no hay problemas de índole práctica más importantes de resolver y que son de competencia municipal?. Sí, por supuesto, pero no llevan aparejados actos de inauguración, fotos con perspectiva, espaldarazos de adjudicatarios de obras, ni tienen glamour

Y ahora los lectores de fuera de Madrid hagan un pequeño ejercicio de transubstanciación y comprueben si cosas similares no ocurren en sus municipios. ¡Mal de muchos, epidemia!

Comments:
Crei que te referirias a la tala de arboles que quiere llevar a cabo Gallardon en el Paseo de la Vrgen del Puerto a cuenta de las obras de ampliacion de la M-30 o en la iniciativa de convertir en albergue la Casa de la Duquesa de Sueca, del siglo XVIII y enclavado junto a El Rastro, para crear allí 107 alojamientos temporales en alquiler para jóvenes por 300 euros/mes.
Una cosa tengo claro si la iniciativa privada hubiera intentado hacer lo mismo, Gallardon se les hubiera echado encima con argumentos ecologistas o de Patrimonio Cultural.
 
No es difícil, por estas latitudes aún no sabemos cuánto va a costarnos el Palau de les Arts ni en cuánto se cifra la sangría de Terra Mítica por no hablar del sueldo de Irene Papas... ah, la empresa pública, qué gran invento para no tener que dar explicaciones de adónde va o deja de ir el dinero que ponemos entre todos.
 
Guadalajara se está "transformando" para convertirse en una "ciudad moderna" (esa fue la amenaza del alcalde, que esta cumpliendo). Cada vez que vuelvo por alli (ahora que vivo muy lejos) descubro con horror que eso significa:
- cambiar una y otra vez las aceras (aunque esten en perfecto estado)
- sustituir arboles por cemento
- cambiar farolas por otras mucho mas "modernas" y terriblemente feas
- gastar mas y mas y mas y mas dinero en "reformar" algo que, a mi juicio, ni embellece la ciudad, ni la hace mas habitable, ni mas atractiva para el turismo... pero eso si, "mas moderna"!
 
Lucas has puesto un magnífico ejemplo con el caso de Guadalajara; el remate de la nueva ubicación de la estación del AVE es espléndido. El ferrocarril se supone que está para llevar gente de una ciudad a otra, pero en Guadalajara han puesto la estación para llevar allí las viviendas. Imagino que los próceres del lugar también le llamarán modernidad, eso sí hecha con cargo a las arcas de las administraciones.
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?